Sociedad | 13/02/2020 21.32

Celebración Los compadres jujeños renovaron su pacto de padrinazgo con festejos previos al carnaval

En un nuevo "jueves de compadres", día en que se reúnen amigos y familiares espontáneamente en las casas de cada barrio de la capital.

Archivo.

Archivo.

Jujuy al Momento

Los jujeños compartieron un nuevo “jueves de compadres” día en que amigos y familiares renuevan el pacto de compromiso del cuidado de los niños y niñas que los une, festejo espontáneo que anuncia la llegada del carnaval.

En las casas de familias en cada barrio de la capital jujeña y con mayor fervor en las coloridas localidades de la Quebrada de Humahuaca y la Puna jujeña se notaba la alegría de los compadres que desde el mediodía lucían enflorados con talco, papel picado y collares de serpentinas multicolores, además de un ramito de albahaca sujeto detrás de las orejas.

Con similares características pero en los salones de agrupaciones tradicionalistas y comparsas, a las cuales se ubica por las banderas que cuelgan a las afueras de cada espacio, los compadres compartieron una “picantenada”, integrado por presas de pollo acompañadas de chuño (papas disecadas cocidas) y arroz, mesa que se completó con una sopa de maní o en su defecto una sopa “majada” con carne de cordero.

En el departamento de Humahuaca los lugares de mayor convocatoria se centraron en las zonas rurales de Ocumazo y Uquía donde se realizó un festival abierto de compadres y el VII “Encuentro de compadres, anateros y agricultores”, respectivamente.

“En ambos lugares se llevó a cabo un topamiento de compadres donde los hombres en presencia de sus ahijados renovaron el compromiso de cuidar y educar a los niños y niñas que los une”, explicó a Télam, Marcos Vega, secretario de Cultura de la localidad quebradeña. Cuadrillas de cajas, copleros y anateros se dieron cita entre los cerros quebradeños para dar rienda suelta a la alegría preludiando la llegada del carnaval que este año se iniciará el próximo 22 de febrero.

A su vez el músico cantautor y coplero, Julio “Bicho” Díaz, dijo que el jueves de compadres y el jueves de comadres es “un ritual importante para la cultura nuestra, se renueva el compromiso que encierra el compadrazgo, el cual siempre culmina con fiesta”.

“Uno asume el compromiso por cualquier tipo de circunstancias que le pueda pasar al compadre de cuidar y velar por la familia y encargarse de la educación y crianza de los ahijados”, agregó el artista.

Hacia la tarde después del encuentro y el intercambio de ideas y repaso de lo que sucedió durante el año llegó el momento de celebración acompañado de chicha, vino y el canto en algunos casos con coplas y en otros al son de guitarra y bombo. En los diversos festejos se podía ver el agrupamiento de rondas de copleros, en las que un integrante lleva la voz cantante y los demás hacen coro de los reversos picarescos de las espontáneas coplas.

Con el jueves de compadres se empieza a crear el marco de alegría que caracteriza la llegada del carnaval, en siete días las comadres celebrarán su día con la misma o más intensidad, una de las costumbres más consolidadas en Jujuy.

El 22 de febrero la provincia se vestirá de fiesta por nueve días consecutivos con los festejos carnestolendos que convocan a miles de personas entre simpatizantes de cada comparsa, visitantes del país y del exterior. 

KZ